rimer aniversario de la inmortalidad de fidel

Por Narciso Isa Conde

Hoy, precisamente el día del cuádruple asesinato de las inmortales Hnas. Mirabal y de Rufino de la Cruz, conmemoramos el primer año de la inmortalidad de Fidel Castro Ruz, el líder revolucionario de mayor proyección e impacto a escala planetaria (junto a Ernesto –Che- Guevara de la Serna) a lo largo del siglo XX y de lo que va del siglo XXI

Una de las mediciones que puede hacerse de la grandeza de este singular representante del ideal socialista, es el empeño que puso el imperialismo, encabezado por la superpotencia militar estadounidense, en asesinarlo y en erradicar la portentosa obra que dirigió: la primera revolución de orientación socialista del Hemisferio Occidental, asediada, cerdada, agredida a lo largo de su digna resistencia de más de medio siglo.

Empeño fracasado en más de 600 ocasiones, una de ellas a raíz de su primera visita a nuestra querida Quisqueya.

Este momento es propicio para referirme a los enormes riesgos que corrió Fidel para cumplir ese anhelo, publicado por primera vez en mi reciente libro SECRETOS Y VIVENCIAS…

¡FIDEL EN DOMINICANA!

Avanzaba el año 1999 cuando se anunció la visita del líder de la Revolución Cubana a nuestro país. Pasaron 40 años para que Fidel pudiera pisar tierra dominicana. Algo súper-emocionante para él y para todos/as los/as revolucionarios criollos.

Era una visita delicada en cuanto a la seguridad del líder cubano. El anuncio de su venida activó todas las fuerzas agresivas del exilio cubano comandadas por la CIA. Omega 7, Alfa 66, Hermanos al Rescate y comparsa.

Los camaradas cubanos nos solicitaron colaboración especial, además de que las izquierdas solidarias con Cuba nos dispusimos a hacerle compañía cercana, en forma de vigilias e iniciativas abiertas durante su estadía y desplazamientos.

Nosotros/as siempre le dimos seguimiento a la presencia y a los vínculos del exilio cubano en el país.

Recordemos que el denominado Grupo Pérez y Pérez tenían intensas relaciones con Omega 7, Orlando Bosch, José Guash, Frank Castro y Posada Carriles, todos connotados terroristas de la gusanera cubana, que siempre rondaban por estos lares.

Frank Castro residía en el país y lo teníamos ubicado.

Creamos un equipo bajo la dirección de los camaradas José Manuel Meléndez (Melendito) y Bartolo Taveras (combatiente en El Salvador), para encargarse de ese capítulo y seleccionamos y contactamos a todos/as los camaradas y amigos/as útiles para esos fines, con capacidades para trabajar en relación directa con los hermanos cubanos.

Captamos las conexiones del entonces Jefe de la PN Sanz Jiminián con los “Hermanos al Rescate” y en su momento la denunciamos.

Recibimos de muy buena fuente una información clave: semanas antes de la llega de Fidel, José Guash (veterano terrorista, coordinador de la voladura del avión de Cubana de Aviación en Barbados) había arribado al país procedente de Nicaragua, piloteando el avión del presidente nica Arnoldo Alemán, fanático anticomunista vinculado a la CIA.

En el avión trajeron un cohete para ser usado contra Fidel y su escolta.

Alemán, muy amigo del empresario Chichí Selman, entonces dueño de la Coca Cola dominicana, aprovechó la invitación de éste a una boda de su hijo en Casa de Campo y a su espalda le facilitó apoyo al grupo terrorista de Posadas Carriles y Orlando Bosch, al que pertenecía José Guash.

El artefacto fue situado en una factoría de tabaco en Villa González, propiedad de un gusano cubano, para ser accionado en ocasión del desplazamiento de Fidel a Montecristi cuando fuera a rendirles honores a Máximo Gómez y a José Martí, como estaba previsto.

Pasamos esas y otras informaciones valiosas a la inteligencia cubana, que tomó todas las precauciones de lugar, incluso la suspensión del viaje a Montecristi.

Seguimos muy de cerca los movimientos de los gusanos y sus conexiones internas.

Alertamos al país y contribuimos junto a los camaradas cubanos a frustrar la trama.

Recibimos como Fuerza de la Revolución (ya junto al PCD se había integrado a otras tres organizaciones marxistas) la invitación para asistir a la recepción oficial en el Palacio Nacional. La iniciativa procedió de la parte cubana, que insistió en que nos incluyeran en la lista de invitados.

Hicimos la cola para saludar a los mandatarios y tocó el turno de saludar a Fidel. Al acercarme él me abrazó con fuerza y me dijo al oído: “Gracias, muchísimas gracias. Estoy enterado de lo que hicieron. Nos veremos”.

Meses después en Cuba me hicieron un discreto pero efusivo reconocimiento por esa importante contribución y por el rol que habían jugado aquí nuestros camaradas, entre los que se destacaron, reitero, José Manuel Meléndez (Melendito) y Bartolo Tavera, este último combatiente junto al FMLN en El Salvador y el primero combatiente de la revolución de 1965.

xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx

Ellos dos fueron -junto a los abnegados oficiales de la inteligencia cubana- los verdaderos héroes de esa trascendente jornada.

El inmenso liderazgo de Fidel siempre contó con muchos talentos cubanos y de otros países capaces de defenderlo en vida, en ocasión incluso de no pocas de sus intrépidas iniciativas.

Muchos de mis hermanos cubanos, jodedores como los que más, relajan con otras historias en las que Fidel se salvo de “uñita”, atribuyéndole protección de ciertos espíritus y fuerzas sobrenaturales amigas de la revolución.

Sin despreciar esa “ayudita” de quienes hayan decidido apelar a ella –dado que todos los métodos de lucha que ayuden a hacer y defender revolución podrían ser válidos- la verdad es que sobrevivir en medio de la hostilidad y los designios de muerte de un poder mundial tan criminal y perverso, no es cuestión de milagros, sino de respaldo de pueblos, métodos apropiados, inteligencia política, capacidad de defensa personal, cálculo científico y gran intuición.

Ahora, lo más formidable de todo esto es como Fidel ha logrado sobrevivir en forma gigantesca a su muerte física.

Los verdugos de la humanidad no pudieron matarlo en vida y mucho menos desaparecerlo luego de agotada sus energías físico-biológica.

Por eso hoy celebramos su inmortalidad en su calidad de compensación de la humanidad a todos sus sacrificios y aportes.

Valiosa recompensa a los que pasan por la vida terrenal dejando una estela de rebeldías frente a las injusticias y atrocidades de un orden capitalista mundial que ahora, más que antes, sigue derramando sangre y pus de la cabeza a los pies en medio de su decadencia.

Sigamos ese y otros ejemplos similares hasta hacer realidad la insurgencia global anticapitalista para recrear, a partir de toda la experiencia acumulada, el comunismo anhelado y el gran proyecto de solidaridad humana del siglo XXI.-(25-11-17, Santo Domingo, RD)

avatar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*